Diferencias entre aislamiento acústico y acondicionamiento acústico

¿Es lo mismo aislamiento y acondicionamiento acústico?

Seguro que en alguna ocasión te has planteado esta pregunta, pero lo cierto es que el aislamiento y el acondicionamiento acústicos no son lo mismo. Es normal confundir los términos, pero no te preocupes porque hoy, Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido, vamos a explicarte las principales diferencias entre ambos:

Aislamiento acústico

Este término hace referencia al conjunto de materiales, técnicas y tecnologías desarrolladas para aislar el nivel sonoro de un determinado espacio.

El objetivo es impedir que el ruido entre o salga de un espacio a otro a través de la insonorización. Se pueden identificar dos tipos de aislamientos referentes a la transmisión de ruido aéreo y a la transmisión de ruido por impacto.

Para impedir la expansión del sonido se utilizan materiales absorbentes y aislantes:

  • Materiales aislantes: reducen el sonido al ser materiales rígidos que dificultan el paso del sonido en función de su espesor y su masa. 
  • Materiales absorbentes: aquellos cuya consistencia es elástica y absorben el sonido en cualquier gama de frecuencias.

Para el aislamiento acústico se requiere realizar un estudio profesional para la mejor solución. Es un método algo más complejo en el que será fundamental evitar fugas en los elementos de construcción.

Acondicionamiento acústico

Es la capacidad que tiene una sala para ofrecer confort acústico.

El objetivo del acondicionamiento acústico es conseguir que el sonido proveniente de una fuente sea irradiado por igual en todas direcciones, logrando así un campo sonoro difuso ideal.

Para espacios cerraros, especialmente en aquellos con mucho ruido, es fundamental conseguir un equilibrio adecuado entre el sonido directo y el campo sonoro reverberante.

  • Materiales absorbentes: se emplean para absorber el sonido de una sala a través de resonadores que actúan en frecuencias específicas. 
  • Materiales reflectantes: están formados por materiales lisos y rígidos capaces de reflejar la mayor parte de energía que incide sobre ellos.
  •  Materiales difusores: están diseñados para dispersar el sonido de manera uniforme en sus múltiples direcciones.

Se puede instalar sin necesidad de obra y es un método más rápido y sencillo.

La principal diferencia es que, en el aislamiento acústico, se busca eliminar la transmisión de sonidos de un espacio a otro, mientras que en el acondicionamiento acústico se busca el mayor confort posible de un espacio mediante la difusión uniforme del sonido que se genera en el mismo.

En ambos casos, se ha demostrado que una buena acústica tiene múltiples beneficios para el bienestar y la salud de las personas. Es una inversión que sale rentable.

Si estás interesado en mejorar la acústica de tu espacio, no dudes en contactarnos para un mejor asesoramiento. 


Destacados

Últimas Noticias

  • Estrenamos nueva gama de adhesivos y selladores CEYS

  • Oferta en placa 4PRO® y 4PRO® PPM de PLACO