Consecuencias para la salud de la contaminación acústica

El ruido es el segundo factor de contaminación más dañino en Europa

La población tiende a concentrarse en grandes ciudades. Cuanto mayores son las aglomeraciones urbanas, más altas resultan las tasas de contaminación. Esto ocurre también con la contaminación acústica, el segundo factor de contaminación más dañino para nuestra salud.

En Europa, una de cada cinco personas está expuesta todos los días a niveles de ruidos que son nocivos para la salud. La UE establece que 55dB es el umbral de ruido que no se debe superar durante mucho tiempo para evitar sufrir sus perjuicios.

La principal fuente de contaminación acústica es el tráfico urbano. Según datos elaborados por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) en el Estudio del Ruido, el 76% de la población española afirma que la contaminación acústica afecta a su vida de forma significativa. Además, para el 30%, esta contaminación resulta frecuente y molesta.

Las consecuencias negativas de la contaminación acústica van más allá de lo auditivo. Una de las más importantes, es el aumento del riesgo a sufrir ataques cardiacos, ictus y otros problemas coronarios. Por cada 5dB más en la contaminación acústica, el riesgo aumentaría en un 34%. La exposición a un alto nivel de ruido también está asociada a un incremento del estrés, el miedo y la ansiedad, así como a padecer actitudes agresivas, síntomas depresivos, problemas de concentración y un menor rendimiento académico y laboral.

Otros problemas que se incrementan con el exceso de ruido son de tipo digestivo como la gastritis, la pérdida de apetito o la aparición de úlceras. Por supuesto, la contaminación acústica también proboca insomnio, lo que puede derivar en mal humor, fatiga o dolores de cabeza. Y todos estos problemas acaban generando también contracturas y dolores musculares causados por la tensión y el malestar general.

Donde más tiempo pasamos al día es en casa y/o en el trabajo. Para evitar todos estros problemas, se recomienda disminuir el ruido que generamos, adquirir electrodomésticos silenciosos, diminuir el volumen de la música y la televisión y, sobre todo, aislar acústicamente paredes y techos para evitar que la contaminación acústica externa, que es la más perjudicial, entre en nuestra vivienda o lugar de trabajo.

En nuestros almacenes puedes encontrar diferentes sistemas y soluciones para aislamiento acústico (DANOSA, CHOVA, COPOPREN). Otra solución es el acondicionamiento acústico (ROCKFON, ECOPHON, ECOCERO), que mejora la acústica del espacio sin renunciar a un buen diseño y de forma rápida y sencilla.


Destacados

Últimas Noticias

  • Promociones trimestrales: abril, mayo y junio

  • Beneficios de tener una casa pasiva o passivhaus