Analizamos los 3 puntos clave para entender la nueva actualización del CTE

El CTE se ha modificado con el objetivo de responder a los desafíos medioambientales y, a su vez, garantizar la salud, el confort y la seguridad de los ocupantes de los edificios

El pasado 24 de septiembre entró en vigor la nueva actualización del Código Técnico de la Edificación (CTE), enfocada al ahorro de energía y al fomento de las energías renovables.

Según diversos estudios, en España, los edificios son responsables del 30% de las emisiones de CO2. Esta modificación del CTE busca mejorar la eficiencia energética de nuestro parque resindecial y reducir el consumo de energía primaria no renovable, como la proveniente del carbón o del petróleo. De este modo, se busca ofrecer mayores garantías de salud, confort y seguridad a los ciudadanos. 

¿Pero en qué consisten exactamente estos cambios en el CTE? Analizamos 3 puntos claves:

1. Se limita el consumo de energía de los edificios.

La nueva CTE limita el consumo total de energía que podrán consumir los edificios, especialmente los edificios nuevos, cuyo consumo deberá ser casi nulo. Sin embargo, los edificios rehabilitados podrán consumir un 40% más que los de nueva obra.

2. Control de la demananda energética.

Con la nueva modificiación, se implantan una serie de requisitos variables a cumplir para conocer si un edficio cumple o no con la normativa. Estos requisitos variarán según la zona, geometría, calidades, orientación, ventilzación y humedad del inmueble.

3. Mayor protección contra el fuego.

Otro de los puntos que se tratan en la CTE son las medidas de propagación del fuego por fachada. Sin embargo, para determinar si se debe ofrecer seguridad ante el fuego o no, solo se tiene en cuenta la altura de los edificios.

Albert Grau, Public Affaris de nuestro proveedor ROCKWOOL, ha analizado estas cuestiones y considera que "ha faltado ambición para ser más exigente en algunos aspectos", como en limitar el consumo especialmente a edificios de nueva construcción, ya que la mayor parte del parque inmobiliario Español data antes del 2006. Albert considera necesario "poner el foco en el potencial de la rehabilitación si queremos alcanzar la descarbonización en 2050".

También considera importante utilizar soluciones reciclables y más "coste-eficientes", como la lana de roca.

En cuanto a tener en cuenta únicamente la altura de los edificios, estima necesario tener en cuenta también otros factores como el uso del inmueble, la ocupación del inmuelbe o la facilidad de evacuación del mismo. Por último, afirma que "cualquier mejora del lado de la seguirodad pasiva debe ser bienvenida y aplauidad pues está alineada con las tendencias europeas."


Destacados

Últimas Noticias

  • Ventajas y tipos de aislamientos térmicos

  • La inversión inmobiliaria aumenta un 114% en el último trimestre